domingo, 7 de febrero de 2010

Mar

Aquí te veo, mar, y te temo...aquí desde antes de la orilla me veo segura, es mi territorio; el espacio físico que me separa de tí me da sosiego. Miro en tus profundos ojos azules y percibo la fuerza marinera. La tempestad asoma entonces y tus ojos se oscurecen pero no aparto la vista, quiero saber, conocer la causa... pero esa ola encuentra su fin ...y le sucede una nueva que ya sabe que va a morir -pero eso no le aparta de su empeño pues entonces ¿qué sentido tendría la vida? (esa ola sería echada de menos, incluso añorada) - como el pestañeo contínuo de estos ojos tuyos mar, que hablarme parecen pretender.
No, el miedo.... sí, la atracción......
y como posible final abierto de esta extraña impresión , ella se acerca pese al miedo, y vierte su vida en él, pero la marea acaba [y ahí el fin] bajando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario