sábado, 9 de enero de 2010

Acerca de una duda

Conversacion mantenida a las 3:59 a.m. en un coche, por supuesto parado, en el que el aire era frío y denso, sin movimiento -pues eran aires separados-:

-¿Aún sientes algo por mí?

-Esa pregunta está fuera de lugar. No porque no debas hacerla y callarte, intentado descifrarlo al desmenuzar mis actos, mis idas y venidas del brazo de la libertad. Es porque , si no sabes la respuesta, es que no te has enterado de nada, pero de absolutamente nada. ¿Estás ausente o qué?

-Estoy que.

-Será esa la razón.

-Creí que no habría razones.

-Entonces ya deberías saber la siguiente afirmación: cree mal.

. . .

No hay comentarios:

Publicar un comentario