martes, 16 de febrero de 2010

Carta dirigida a ''mi '' príncipe azul

He decidido no ser ya más tu princesa, más bien, no querer serlo pues la pluralidad de princesas que pasan por tí es demasiado grande ya .. y se te va a acabar eso de vivir del cuento.
Si quieres ir asaltando a cada princesa que te encuentras, adelante tú mismo eliges el destino ... o no ... pues has nacido azul, ¿qué remedio verdad? Pobrecito ... has de salvar a todas las blancanieves, cenicientes, bellas durmientes y, si me apuras, caperucitas , ...tienes mucho trabajo viviendo del cuento.
Pero el mío contigo se queda aquí, ya aprendí a no fiarme de los lobos, ni de los leñadores tampoco, no te preocupes, siempre hay tiempo de arrojarse a los brazos de algún ogro pero no voy a pretender más que las calabazas se conviertan en bellos carruajes que desaparecen las 12 ... no voy a ir dejando zapatitos de cristal - o cualquier otra prenda- por ahí porque no quiero tampoco que me despiertes con falsos besos -procuraré mantener los ojos abiertos y no dormirme- pues seguro que a mí me crecerían los enanos.
No pretenderé dormirme escuchando el sonido acompasado de tu corazón , a ver si se me va a quedar la oreja pegada al hielo ... Ahí te dejo, príncipe azul o desteñido, que yo me voy a ver los colores (verdaderos) en otra parte.
Y colorín colorado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario