lunes, 21 de diciembre de 2009

De un amor..

Bamboleándose está el trigo al pasar el viento y éste, celose del trigo que baila con la brisa de Otoño, intenta derribar a su competidor. Pero el trigo, enamorado de la brisa, resiste y aguanta prediciendo la llegada de un nuevo baile pues esta historia de amor no tiene fin . . .
Cuentan que un día el sesagor acabó con la vida - y el corazón - del trigo , y la brisa ,rota de dolor, decidió alejarse.
Desde aquel día la brisa se fue al mar -para así poder disimular su llanto- para acompañar a las olas; ya se ha acostumbrado a la compañía de la sal y sus lágrimas no escuecen tanto...
El viento, que no pudo conquistarla, se volvió frío y ,a veces, ruge violento lamentándose de haberla perdido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario