sábado, 2 de enero de 2010

Frío

Sentí, a medida que iba caminando bajo la tenue luz de las farolas con la espesa humedad como acompañante omnipresente cómo el intenso frío me rodeaba completamente -aunque sin interrumpir mis pasos - y ejercía su presión en mis sienes, casi paralizaba mis manos, ponía fin al calor de mis labios y se colaba en mis oídos . Y en aquel lugar..allí en medio . . . tú no estabas para calmarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario