martes, 20 de enero de 2009

IN-ter-dependencia

La base del sufrimiento es el apego, el deseo. En cuanto que tú deseas una cos compulsivamente, que pones todas tus ansias de felicidad en ello, te expones a la desilusión de no conseguirlo. De no haber deseado tanto que tu amigo te acoja, te comtemple y te tenga en cuenta; de no desearlo tanto, no te importaría tanto su indiferencia ni su rechazo.


Donde no hay apego-deseo no hay miedo, porque el miedo es la cara opuesto del deseo, inseparable de él.




''las dos caras de una misma moneda''