lunes, 21 de diciembre de 2009

Nunca tanto se escapó de mi control

-Y de pronto a veces me pasa que mis sentidos se descontrolan.
-¿Se descontrolan? ¿Cómo?
-Sí, los vuelve loco aun estando lejos, en otro tiempo.
-A ver.
-De pronto me inunda su olor, una brevísima y sutil fragancia que me provoca un efímero lapso de estado de gracia; otras veces mis manos sueñan las suyas... extrañan su calor, añoran su energía..., y entonces me encuentro a mí misma en una etérea ilusión, maravillada mientras dure, en la que de pronto estoy en otro espacio y en otro tiempo o , incluso, estoy en una realidad paralela, sin necesidad de otro tiempo... porque esa realidad paralela es una sueño de más de uno añorado.
-Entiendo, te encuentras entonces presa de una vana ilusión insana, pues de pronto te descolocas, que estalla como una burbuja a los pocos segundos salpicándote en los jos y provocando un escozor como no había conocido antes.
-Sí, eso.
. . .

No hay comentarios:

Publicar un comentario