jueves, 21 de enero de 2010

Pájaro enjaulado

No me gusta la idea de tener a un animal nacido para volar en una jaula, es como privarle de su mayor virtud por el simple capricho de conservarlo. Y es que los seres humanos tenemos esa manía: ''si la gente pudiera poner arcoiris en los zoos seguro que lo harían''. También lo hacemos con la personas, y de ahí deriva esa mala concepción de que querer a alguien significa amarlo: nada más lejos de a realidad. Cuando se dice un 'te quiero' , puede ser un te-quiero-para-mí, que no es amar a esa persona pues para amar a alguien hay que amar su libertad y en ese sentido, no tiene razón el convervarlo amarrándolo: uno sólo conserva lo que no amarra. Ese es el amor de verdad, desinteresado, amor por amor: esa 'inutilidad' del amor es lo que lo hace auténtico.

>No se puede encerrar lo que se ama.
>El utilitarismo social ha muerto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario