jueves, 4 de febrero de 2010

QUEJICA

Qué verdad es que aquello de lo que nos quejamos son nuestros propios errores, que no vemos.


Y argumento: yo me quejo de estar queriendo a alguien y que tal persona no me quiera a mí. ¿Acaso no ocurre lo mismo con la vida? La vida me busca, me sigue, me da su detalle cada día, cada hora, cada ... instante y yo no la miro; es más: mi imaginación deriva en la práctica totalidad de los casos, hacia la aunsencia de éstas. Y como eso, todo.


¿De qué te quejas tú?

No hay comentarios:

Publicar un comentario