sábado, 26 de diciembre de 2009

Salir corriendo...o plantarle cara a lo que venga

Salir corriendo...no sirve de nada, lo mejor...andar andar andar y nunca pararse.

'' Cuántas lágrimas vas a guardar en tu vaso de cristal?''


-Para ver el vaso más lleno no hace falta eso... la pregunta es: ¿ de qué lo quieres ver lleno?


-Qué razón tienes, pero salir corriendo es el impulso natural que tienes cuando los miedos te invaden, pese a que en el fondo sabemos que esa es la peor solución... lo mejor es incar los talones en el suelo y plantarle cara a lo que venga ... pero ¿quién tiene el valor y la fuerza para hacer eso?


-Quien tiene la poco común habilidad de vivir lo que le pasa y , a la vez, tomar distancia de lo que le está sucediendo pues alejarse permite ver las cosas con mayor nitidez, ¿difícil? No, lo siguiente... además, la otra opción - muy emparentada con la que pasamos a analizar y descartar racionalmente en este momento - es retraerse, irse a ese mundo paralelo para o bien intentar alejarnos de la fría realidad que nos está congelando el aire que respiramos, o bien intentar pasar inadvertido para ''atacar'' desde dentro lo que nos viene.


-Pero retraerse a ese mundo es muy bonito porque en él te pasa lo que tú quieres y deseas pero no la realidad y cuanto más se despeguen tus pies del suelo más fuerte es la caída cuando vuelves a la realidad y ves que nada ha cambiado y que el frío sigue congelándote y cada vez levantas un muro mayor a tu alrededor y te aislas porque crees que nadie te comprende o que se van a reír de tí . . . . . hasta que un día estallas y todas esas emociones que te atormentan...salen; y resulta que nadie se ha reído y que hay gente a tu alrededor que resulta que estaban esperando ,sin presionarte , a que tú vinieras a ellas y , pese a que sigue habiendo frío, sabes que no estás sola.


-En ese mundo no necesariamente pasa lo que uno quiere y desea...puede que los dragones sean más fuertes y voraces allá. El muro está bien, queda bonito, incluso puedes adornarlo por la parte Sur con pequeños recuerdos para hacer más agradable la estancia pero claro: ¿dónde se guardan las ganas de desaparecer?; porque puedes intentar construirle una jaula pero no existe ninguna suficientemente resistente . . . . parece ser que se trata del dragón más poderoso....El problema es: ¿quién comprenderá el derribo de ese muro? En el fondo todos queremos que encuentren, que alguien quite algún ladrillo por nosotros para que -ciegos perdíos- veamos: ''¿ves?, no quiero el muro aquí, prefiero un jardín.''
El derrubo del muro también ocasionará que la arenilla se levante y te haga toser . . . . para qué si no estás seguro de que alguien comprenda tal derriba, para qué si hay algunos que no contemplan la palabra muro relacionada contigo...
Quizás pedimos demasiado al buscar que, aunque ese muro o lo que sea se quite de nuestro camino y no estemos solos en ese momento, algo nos asegure que nunca lo estaremos.
-Nunca se está solo incluso cuando piensas que estás sola. Los dragones feroces forman parte de tus miedos...cuando te acercas a conocerlos resulta que ¡¡algunos pueden ser incluso vegetarianos!!
La destrucción de ese muro lo esperan las personas que se encuentran al otro lado del mismo esperando verte tal y como eres llena de polvo que levante el muro y rodeada de la destrucción que ocasiones el muro, pero verán a la verdadera persona y estarán esperando al otro lado del muro para organizar los escombros que sirvan para organizar un bonito jardín donde estar juntos. Si esas personas no han quitado antes ese muro es porque sólo se puede destruir desde dentro y desde fuera solo se pueden dar voces de ánimo para que lo lleves a cabo y para que sepas que cuando lo tires va a haber alguien allí tan llevo de polvo como tú esperándote.
-Demasiado idealizado. . . ¿o no?Falta qué hacer con las ganas de desaparecer ..falta sobra falta sobra falta sobra y falta.
-Sí, demasiado idealizado pero ¿no es eso lo que estamos haciendo con los dragones? Detrás de tanta idealización hay palabras serias y sinceras por lo que no sobra nada, solo falta el qué hacer con las ganas de desaparecer y a eso sólo le tienes que buscar solución tú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario