sábado, 16 de enero de 2010

Sunset story




Camino por la ciudad......
Tengo arena en los bolsillos de aquel día en la playa, donde los tiernos últimos rayos de sol se fundían en nuestros cuerpos ,y las olas -con su vaivén contínuo- eran testigos de nuestra presencia.Mientras, todo lo demás parecía haberse detenido, todo parecía aguardar impaciente lo que nuestros corazones anhelaban mientras, mirando al horizonte, charlábamos tranquilamente, compartiéndonos el uno con el otro... una vez, y otra.. sacando nuestro lado más tierno.Todo parecía decir que éramos como esos árboles centenarios que, pacientemente, contemplaban el ir y venir de las estaciones, con sus raíces innamovibles en la tierra que les vio crecer....y que esperaba seguir haciéndolo. Así, tu y yo... contemplábamos el atardecer sin que dejara de brillar la luz de Nuestro corazón.La arena era alfombra donde ambos escuchábamos atentos al otro tras arrumacos que producían envidia hasta en las más fieles criaturas del cielo.Y allí estábamos....por siempre.
......Llegué, caminando, hasta el muelle, donde una suave brisa contaba una bella historia a la tranquilidad que allí reinaba. Pronto el viento decidió que sería divertido jugar con mi pelo.Y allí estabas tú, esperándome, pues sabías que el viento -aunque celosamente- me llevaría hasta allí... hasta tí, con más arena en los bolsillos y un único brillo - que se unió con la sensual luz del atardecer- , habitante en el único corazón que ambos habíamos tomado.
Y ella reposó la cabeza en su hombro ,sintiendo una fuerza única en los dos.
-Te he encontrado, ahora puedo descansar. Sé que eres real, puedo creerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario