viernes, 8 de enero de 2010

Vete

No hubo eco. La sala estaba vacía, su mente no.

* * *
-¡¡Déjame tranquila ya!!
Pero no se sabe si la melancolía escucha a sus víctimas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario