lunes, 12 de abril de 2010

Es cierto:

La religión nos determina. No sólo la religión, sino aquello que percibimos.
Y es que el ser humano tiene que seguir algo...solo no puede vivir. Desde el momento en que nacemos seguimos algo: somo uno más pisando la tierra. ¿Pero qué seguimos? ¿Existe alguna posibilidad de liberación o de quedarnos en nosotros mismos? Pienso que no, que tarde o temprano seguiríamos a otra cosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario