domingo, 25 de abril de 2010

..Ogni viltá convien che qui sia morta

Un cabreo monumental y ganas de chillar inundan mi cabeza. Y sólo puedo cabrearme conmigo misma para que de aquí no brote el resentimiento , que de haber nacido antes me hubiera librado de un azotante invierno. No es hora de reclamar deudas a nadie. Simplemente espero -algo que no debería hacer- que ''la gente'' se entere ya de lo que hizo, de hasta donde metió la pata y me salpicó a mí en los ojos. De haber hablado antes con mi sexto sentido, probablemente le hubiera mandado al carajo y ,desde entonces, las distancias habrían jugado a mi favor. Como he dicho antes, no echo nada en cara...para qué si la tiene bastante dura; pretendo -y lo voy a hacer- dar la costura definitiva, quemar lo antiguo, estrenar lo nuevo y anular toda conexión que siga arrastrándome a donde no quiero estar.

Esto va a cambiar, pues lo que no cambia está muerto y aquello tiene pinta de ''caballero hedai''

ASÍ LO QUIERO.



No hay comentarios:

Publicar un comentario