jueves, 29 de abril de 2010

Tutúm

Late, el reloj colgado en la pared.Late, entre sus dos extremos sin poder detenerse. La vida sigue, el tiempo igual. Late en mitad del silencio de la fresca habitación , pero...es monótono, no late diferente.

Algo bastante distinto me sucede si te veo cruzar la esquina, y entonces vuela mi imaginación de la mano del latido, que ahora gana al del reloj. ''Ajá, venganza -aclama victorioso el péndulo extremado- : yo no latiré más rápido''. Y , entonces, se produce la lucha de contrarios. ¿Y ya está?
Jaque mate, llama al timbre mi sexto sentido y proclama al viento aquello del instante, y entonces tú eres destronado, y el tiempo y el latido y el reloj y el vuelo. Sólo yo, me alzo con la victoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario