domingo, 30 de mayo de 2010

Telesucesos

Ahora que parezco hallarme menos saturada -aunque por poco tiempo- presto especial atención al telediario, a cada noticia que los presentadores nos ofrecen al otro lado del cristal a través de unos cables que son capaces de albergar desde la chica del tiempo hasta el título de liga.
Y no hay día que pase sin quejarme de que, más que telediarios, éstos son telesucesos. La nómina de ''noticias'' fatídicas es cada vez más larga. No seré yo quien afirme que hay que ignorar el lado trágico de la actualidad pero ¿dónde está el lado feliz, el lado alegre? Con decepción compruebo que, entre violencia doméstica, casos de pederastia, operaciones antidroga, acoso a profesores y llegada de pateras colmadas de sueños que rompen al llegar a la costa, lo único que cuentan más desenfadado son los desfiles de moda y son las más veces para rellenar el espacio sobrante que otro día ocuparía una explosión de gas o un accidente de tráfico.
Cada cierto tiempo nos recuerdan, además, en cada cadena que su telediario es el más visto: ¡enhorabuena por haber sustituido en las carteleras a toda película con final trágico!, pues no hay más que ver con atención estos telesucesos para que la desazón te inunde y casi tengas que ir a por una cajita de pañuelos. Ni tan siquiera esto -medianamente positivo- tiene, pues con semejante bombardeo no es de extrañar que las cotas d insensibilidad sean las más altas registradas en los archivos del CIS (centro de investigaciones sociológicas) que, con sus encuestas absurdas sobre los hábitos sexuales de los españoles y de si los ratones alimentados con queso azul son más inteligentes, contribuyen a que cada vez sea más inútil el telesucesos, a no ser que esté interesado exclusivamente en las esquelas nacionales o los estampados de David Delfín.
¿Qué ocurre hoy en Chile o cómo es la vida tras estos meses en Haití? Acaso pocos recordarán el problema de la verja en Ceuta, ¿sería entonces una moda pasajera? ¿Cómo se ha superado el temblor de L'Áquila?
Puede que alguien me rebata diciendo que eso ya no es noticia...; tal vez sólo merece atención la catástrofe...
Personalmente, me quedo con la dignidad del ser humano, que es inagotable. Sólo una cosa me gustaría más que ver que antena tres ofrece en su encuesta diaria la pregunta ''¿considera que las noticias deberían prestar más atencion a las noticias ? , y es ver en grandes letras y rotulado:
HOY HAN NACIDO 3.844 NIÑOS EN ESPAÑA, alegría de nueva vida venida al mundo, y que descansan ahora en los brazos de sus madres, que los contemplan extasiadas.

Un regalo maravilloso

¿Cómo agradecer todo lo que han hecho y hacen por mí?

No lo sé, pero pensemos. Creo que el agradecimiento es algo que llega, y es la propia vida la que lo pone sobre la mesa: en algún momento determinado, la situación que tenga una persona hará oportuno y necesario tu regalo, tus manos... En cambio, y sin negar esto que acabo de decir, me inclino más por lo siguiente: creo que el agradecimiento se produce día a día. Lo que han hecho por tí, lo han hecho porque te quieren, porque querían verte bien y es tu labor mostrarles el resultado. Y óyeme una cosa: esto es un trabajo diario, constante, que debes realizar si quieres mostrar ese agradecimiento del que me hablas. El tiempo que tenemos es el que tenemos, no el que tendremos. Y cada día cuenta, ¿me sigues? La situación necesita...tu sonrisa.

Quizás otro buen agradecimiento sea un regalo, tal que como el que me han hecho a mí, o un regalo original, sin buscar otro regalo, ¿me entiendes?

Sí, claro que te entiendo: se llama dar sin esperar recibir nada a cambio.

jueves, 27 de mayo de 2010

Fin

Volví a sentir escalofríos con el roce de su piel y, entonces, supe que el invierno había acabado.
* * *
-¿Está la magia en tus ojos? -dijo ella sin atreverse a confiar, a dejar atrás sus miedos, su miedo al dolor.
-Sí, porque te reflejas tú en ellos.
''Cuando las cosas llegan a los centros, no hay quien las arranque.''

lunes, 24 de mayo de 2010

No adelantar acontecimientos

Aquel fue un día que podría haber calificado fácilmente como el más feliz de su existencia pero no lo hizo, aunque lo deseara enormemente. Probablemente nada le hubiera gustado más pero, puesto que aquella impresión era fruto de ese momento, de un aquí y ahora determinado, no podía designarla tal y como. Su corazón ya se había detenido con esto de designar, pero el caso es que su desconfianza no mermaba y su sexto sentido -hipersensibilizado con aquello del hoy por hoy- se mantenía firme y, esta vez, ella no pensaba situarse en contra.
No sabía bien lo que quería, con lo que su corazón latía como de costumbre por el momento. Aquello era un buen presagio. No se trata de poner murallas, sino de ser realistas. ¿Dejarse llevar? Acaso había alguna fuerza que la impulsara de esa manera...NO. Y no era preciso buscarla siquiera ¿o sí?
Buscando en un pasado, a fin de que ahora resultaran útiles las noches en vela, encontró aquella reciente polémica elección antigua... pero esto no era lo mismo: nada es igual que ayer y la historia es irrepetible. Eso le dio una idea: ''si se volviera a repetir podría decidir'' ... pero, continuando con la búsqueda, apareció que eso tampoco resultaría.
Se le estaban acabando las excusas y las ganas de pasar más tiempo con él aumentaban por momentos. Esto no se parecía a nada de lo anterior, pero eso ella no lo veía o parecía no querer verlo ... obstinada en buscar una seguridad más allá de lo probable olvidaba aquellos momentos, en los que tampoco habría hecho bien centrándose por completo. Al fin y al cabo, sólo habían sido unos ratos de conversación, de locuras, de su sonrisa, de sus ojos negros... que cuando la miraban fijamente hacían que ella perdiera el hilo de lo que estaba contando.
Esto...¿qué estaba contando?

''It could happen to you''

La discusión había sido fuerte y los ecos de su voz retumbaban en su cabeza y no la dejaban concentrarse, así que se dio la tarde libre.

Tenía ganas de oler a sal y brisa, así que condujo hasta la playa más cercana, pero cual fue su sorpresa cuando se acordó de que este fue el lugar del primer beso... y le traía innumerables recuerdos de tardes de sol, mañanas de invierno y atardeceres varios. Pero no, dejaría esas chiquilladas a un lado y con ello su locura -que pertenecía a él- y se relajaría intentando no pensar. Como ayuda, se descalzó y caminó contra el viento despacio, sintiendo la arena bajo sus pies sin que el agua llegara a tocarlos. Un buen rato de paseo tras el que se dispuso a buscar conchas. Esa era su intención hasta que la siguiente sorpresa apareció ante sus ojos.

Se trataba de un mensaje en la arena con las conchas que ella pretendía buscar: lo siento,... Allí ella sabía que faltaba algo... medio instante después él le susurró rozándole dulcemente su mano: ¿cómo puedo arreglarlo?




El final de esta historia es sólo la continuación de una más importante pues, aunque en esta vida no todo sea color de rosa, todo tiene solución menos una cosa ... Y vivir es luchar.


Si, ante el primer desplante que nos da la vida, dejamos de luchar, todo habrá sido en vano.

¡Entre tu piel y el cielo!

Ella estaba entre su piel y el cielo mientras la luna traviesa se reflejaba en sus ojos. No tenía celos pues sabía bien que su sonrisa era de ella, y así la tenía en su pupila guardada.

Él, entre la rosa y sus manos, la rodeó tiernamente con sus brazos quitando dominio cubierto por la luna, y le susurró al oído aquella frase que a ella le erizó la piel. La respuesta fue tajante y no se hizo esperar en el brillo de sus ojos: ahora sí podía sentir.

viernes, 21 de mayo de 2010

Heridas..

Como vuelva a verte por aquí, me golpearé tantas veces que olvidaré hasta cómo me llamo -le dijo mi cabeza a su recuerdo.


* * *

No es lo mismo lo que quiero decir que lo que digo sin querer, pero cuando lo que digo se convierte en un querer decirlo sin que parezca que quiero decir lo que digo así, la cosa se complica.

Mi idea genial de echarte

Más allá de la cara oculta y de lo que tanto me cueste, pues más que tanto es una afección inesperada, es aquella elección hecha. Nótese que empleo 'aquella' por la lejanía de lo que aconteció pues , como siempre, pasado ; que fue elección en tanto que nadie me obligó sino más que aquel contexto que me circundaba; y 'hecha' puesto que está y ,a lo hecho, pecho. Hasta aquí mi parte racional, pero con ella no termino, pues precisamente escribo esto porque mi otra parte, quizás esa cara oculta, me está mordiendo la oreja.

Y es que esta parte es del todo ilógica a la vez que odiosa, pues que sea ahora cuando aparece me resulta angustiante: cuando todo iba bien permanecía bastante callada; ¿algo verdadero? ¿Estaba demasiado ocupada para darme cuenta o es que la elección fue equivocada? Nunca lo sabré, puesto que , que la elección sea equivocada, lo puedo decir ahora, al ver los resultados, con lo que en cada punto y elección hay que arriesgarse y no arrepentirse jamás de haberlo elegido.

Siempre dos errores reiterativos: pasado y futuro. Cuando al mirar a tu alrededor ves sólo vacío , tu mente busca lo más inmediato y tu imaginación se afana en elucubrar mundo y situaciones irreales. Pero basta. Cada momento es lucha más allá de las barreras.

Mi idea no fue echarte, pero yo no te obligué a quedarte. Sólo tengo la esperancia de que, si dos personas pueden alejarse, también pueden acercarse.

jueves, 20 de mayo de 2010

Ceguera

He maldicho 1000 veces tu nombre, he comido chocolate a oscuras para liberar la ansiedad... pero son las dos de la mañana y mi mente no me deja en paz.
Incluso cuando la serie de dígito que empieza por tres avala lo contrario, yo sigo cayendo de nuevo en lo mismo, y ya no puedo más.
Desde aquí oigo el camión de la basura recogiendo los desechos inútiles...y ojalá yo pudiera darle lo que vuelve a mí a cada momento. Aún así todas mis fuerzas son pocas para odiarte, pero la indiferencia tampoco ha tenido la amabilidad de pasarse por mi casa.



¿Acaso estaba ciega? Nadie lo puede dudar.

martes, 18 de mayo de 2010

Adorno, sólo es eso


...Es como esas cajitas decoradas que sirven para adornar y que se pueden ver en Navidad en casa o en la tele.

Son bonitas a la vista, con esos papeles de colores y esos brillante lazos. Pero , si quieres desenvolver estos perfectos regalos, te das cuenta de que están vacíos por dentro. Vacíos por dentro. No aportan nada, o quizás su finalidad sea ser llamativos por fuera para decorar, ya que no se puede esperar más de ellos.

Afortunadamente, en el mundo hay cosas bonitas que no están vacías por dentro. Como todo, esto es aplicable al ser humano. Hay gente muy bien decorada, pero que no tienen nada en su interior: vidas vacías ; gente que también está vacía aunque no esté bien decorada y gente con sentido esté como esté , es decir, Personas.

En el último caso, siempre se valora, además, un buen decorado porque, aunque lo que importe sea el interior, ¿a quién no le gusta un regalo bien envuelto?

La importancia de la apariencia siempre estará vigente, pero lo importante es no quedarse ahí, ir más allá, atreverse a abrir el ''regalo'' para ver lo que contiene.


lunes, 17 de mayo de 2010

La Corriente de la vida

La vida, este gran misterio, es como una corriente de agua que fluye sin parar y cuya fuente un día se agotará. De la misma manera que, cuando en el H-edificio blanco viene al mundo una criatura rosada, no podemos determinar , situados a los pies de su cuna, lo que la vida que acaba es estrenar le deparará, podemos estar seguros de que algún día el agua dejará de brotar y todo se acabará como ha empezado.

Solemos pensar, nosotros jóvenes, que la fuente no se nos agotará hasta que las canas -en el mejor de los casos- nos cubran la frente y nuestras piernas , que tanto jugaron al corre que te pillo, estén cansadas. Pero resulta que aquella que se la queda en este juego nos puede pillar en cualquier momento sin que nosotros lo imaginemos Y es que quien juega a esto, corre el riesgo de ser pillado: no hay escapatoria.

Lejos de parecer tremendista y lúgubre, lo único que quiero decir es que el final de este juego , que es la vida, es una realidad que afrontaremos más tarde o más temprano y que, cómo no sabemos cuándo llegará, conviene dar la importancia justa a lo que la merece. ¿Planes? Bueno ... está bien saber lo que queremos hacer para un momento próximo, pero no nos corresponde organizarnos absolutamente la vida: es bueno mirar hacia delante, pero no tanto que no puedas ver

Hay un problema que, considero, es el que nos martillea en situaciones como ésta, y es que cuando hacemos planes de futuro, además de creernos nuestra propia secretaria y jefe, lo hacemos con el espejo delante. En este sentido, podríamos decir que especulamos en tanto que pensamos en yo,yo,yo...y sólo yo , sin tener en cuenta a quienes nos rodean. Yo me pregunto entonces: ¿y si pillan a alguien de nuestro alrededor? De buenas a primeras.

Ajá, eso no estaba en mis planes... ''quizás debería haberme dejado de tantos planes, de especular'' , o tal vez deberíamos haber incluído en nuestro plan inmediato -y más vital, espontáneo- el tiempo con esa persona

Y tú , ¿qué vas a hacer hoy?

domingo, 16 de mayo de 2010

Involución primaveral


El camino había sido tranquilo, buscaba desconectar, y una serie de recuerdos entrañables procesionó ante ella mientras la melodía acompañaba.
En cuanto llegó, las nubes le recordaron un arduo invierno, y el peligro de una involución primaveral se cernía sobre su cabeza como la espada de Damocles.
Pero no , porque no lo vio posible; además, ningún latigazo sería permitido.

El roce de unas mantas y esta iluminación volvieron a acosarle y a punto estuvieron las espinas de las rosas de convertirse en enemigas. ¡Y qué más daban los nublados! En cuanto se tendió sobre la hierba recordó aquellos momentos en los que estaba entre su piel y el cielo. Como teletransportada por el tiempo, una enorme paz le inundó y se sintió fuerte: .


Sus ojos estuvieron abiertos un buen rato, pero ella no veía; tenía en su pupila su sonrisa guardada. Y ,entonces, contrariada, algo le volvió a situar en aquel césped con aquel nublado: el ruido lejano de un coche, pero no era cualquier coche, era El coche. Su corazón comenzó a latir fuertemente y una expresión entre el asombro y la alegría absoluta se mostraba en su rostro -que también mostraba los signos de una larga semana. Unos minutos más tarde, una polvareda levantada por el auto parecía mágicamente brillante... él se bajó del coche, la rodeó con sus brazos y pronunció aquella frase: si se apaga el sol, quedarán tus ojos.

jueves, 13 de mayo de 2010

EFECINCO

Es esta la solución informática más popular ante el cuelgue de un dispositivo de esta índole, y el repetitivo recurso provoca la gracia entre un grupo de escolares cuyo suplicio empieza doblemente por S.

La informática cuenta con esos trucos por los que salir de una aprieto, permitiéndonos recomenzar como si nada hubiera empezado. En esta realidad virtual, el sólo pulsar una amable tecla, te libra del problema.

Qué contrariedad que no exista esta efecinco en la vida ¿verdad? Una tecla que invierta el tiempo, o borre nuestras acciones para poder reiniciarnos como si tal cosa en cualquier apuro. Pero no existe, cada error está hecho y no podemos volver atrás en el tiempo para enmendarlo. Sin embargo, este hecho , lejos de suponer un acicate para hacer las cosas bien, es la puerta abierta para muchos para tomar el modo suspensión y lamentarse en el presente del pasado como una tarea en la lista.

No me gusta esto, pues si resulta que hemos roto el cristal de alguna window, no conviene que nos sentemos sobre los fragmentos intentando no sé qué disparatada maniobra de escondite. Si se trata de jugar al escondite , al fin nuestros errores nos pillarán cuando tropecemos de nuevo con ellos.

No existe efecinco en estos casos.

martes, 11 de mayo de 2010

''Hasta el infinito y más allá''

Mira Buzz, eres un poquito jartible ¿no? Hasta el infinitio, hasta el infinito... además, como venga una racha de viento verás. Pero no te culpo, pues si me estoy quejando de esto, es que yo hago lo mismo.

Yo también soy de las de decir: hasta el infinito y más allá ... y no veas la de piedras que me encuentro por el camino. Lo gracioso es que siempre es la misma pero yo, por no cambiar, ahí sigo con rumbo invariable. A lo mejor esto tiene algo que ver con que parezca la peor de la caperucitas metiéndome yo sola en la boca del lobo.

Dime Buzz, ¿quizás hay infinitos infinitos?Puede que así pueda dirigirme finitamente a otro infinito pero ¿para qué, si no llegaré nunca? Si lo que nos hace felices son los pasos y no el camino, entonces, puede estar ahí la salvación. Pero , aunque el movimiento se demuestre andando, tendrá que tener una finalidad ¿no? Ay, las finalidades. En ellas empiezan las espirales que no llevan a ningún sitio: infinitamente en el finito. Eso sí que da miedo. Y eso es la inmutabilidad. Resulta paradójico que ahora me de miedo lo estático; y es que a todo el mundo le pasa que no quiere verse parado en un mal momento y tampoco moverse cuando le va bien.

¿Y si soñara ser veleta? ¿Acaso esto me gustaría? Cambiante siempre, a merced del viento... pero así tendría otras perspectivas, otras vistas. Quizá cambia tanto para controlar que su alrededor permanezca invariable. También le da miedo el cambio...

lunes, 10 de mayo de 2010

Despacito y con buena letra


En un mundo que parece haber olvidado esto, no es de extrañar que las niñas no esperen a completar su desarrollo para pedir cuentas a su cuerpo, y el aumento de niñas que le piden a los Reyes Magos dos tallas más de pecho es terrorífico, no es por ser alarmista.


Y, una ve conseguido el abultado número que atrae unas cuantas miradas y más buitres , pasan a escena y se encuentran de buenas a primeras con que su nenuco , con el que hasta hace poco jugaban a ser futuras lejanas mamás entre ejercicios de divisiones, se convierte en un bebé de carne y hueso...

viernes, 7 de mayo de 2010

Terminaciones nerviosas: aquí empieza todo.

Había podido comprobar ya que el frío quema, que corta, que duele. Que el frío te inmoviliza, te atrapa.

Era -no el frío, la situación- algo cotidiano. Y ahora descubro que el calor puede dar frío; aunque esto no es del todo cierto: el calor puede dar escalofríos.

...Sentir cómo se eriza toda mi piel bajo su piel...

Yo sé que la magia existe: escalofríos. ¿Escalo? Escalones que me llevan a lo más alto para , una vez allí, abandonarme a una caída libre en la que el corazón parece que se me va a salir del cuerpo de contento. Y escalofríos.

Si, alguna vez, yo descubriera la razón de estos relámpagos corpóreos, quizás sólo serían ya viento raso ... y , aunque me fascina sobremanera este fenómeno , más vale que la magia exista sin destapar la chistera del mago.

jueves, 6 de mayo de 2010

Cuando el Sol se apague...



-Él: ¿a dónde vas?

-Ella: No lo sé.

-Voy contigo.

-¡No! Pero sí...no porque no debo quererte. Sí porque ya lo hago.

-¿Qué más da que debas o no? Yo he nacido para quererte. Hoy por hoy, estoy aquí para cuidarte, y no es una promesa.

Ella no pudo aguantar más y comenzó a llorar. Todos los pensamientos le aturullaban la mente y le impedían formar una frase coherente ¿acaso aquello lo era? Él no era conveniente, ¡nada lo era! Sólo quería irse a dar un paseo y despertar de esta dulce pesadilla, pero sabía que eso no serviría de nada. Él seguiría queriendo quedarse a su lado.

-¿Cómo seguirte sin atarme una piedra de molino al cuello y dejarla sobre un escenario que tarde o temprano cederá? -dijo ella.

-Si quieres te digo que yo ya llevo una piedra de molino atada alrededor del cuello, y se llama tu indecisión. Eso es cierto, pero simplemente te diré que me gustas. Te seguiré, y entonces haré que no ates ninguna piedra a tu cuello ni a ninguna otra parte de tu cuerpo: no te atarás a nada.

-¿Y qué pasará cuando deje de gustarte?

-¿Y qué pasará cuando el Sol se apague?

-No seas bobo...no ocurrirá.

-Tampoco a mí lo de tu pregunta, pero...cuando el Sol se apague, quedarán tus ojos.


Soñar

Yo quiero sñar siempre, porque soñando nunca puede pasar nada malo.

Ciertamente, pasar sí puede pasar, pero todo se arregla al despertar; sólo que si el sueño era bueno, también termina. Los sueños tienen esa característica, que terminan. A lo mejor eso es lo bueno: evolución. Hay sueños de un día, que acaban pronto o sueños reiterativos...como el andar pensando en tí . Sea como fuere, quiero soñar porque así nada malo me puede pasar ... y las pesadillas se acaban por la mañana. Tampoco nada bueno nos puede pasar, pues eso o ése con quien soñamos nos abandona cuando volvemos a tomar conciencia de que lo que estamos abrazando en la almohada.

¿Acaso no es la vida un sueño? Una estación de paso brevísima cuyo final está bien cierto y es, como en el sueño, inevitable. Quizás nuestra almohada se llame reconocimiento de lo demás, libertad, dinero ... y nuestra pesadilla es la ausencia de éstos. Pero ¿y si de pronto suena el despertador, recondándonos que hay que ponerse de nuevo en movimiento? Si nos diéramos cuenta de que nada de eso era lo verdaderamente ''real' , importante.

¿Un buen colchón para dormir o más bien unas fuertes manos para cambiar lo que no nos convence?





* * *

Yo es que juego al escondite con mi media naranja...

2731, 2732, 2733...

COMUNICACIÓN

A veces decimos algo de una manera que no es la mejor manera de decir las cosas.

Hay veces que es la peor de las maneras posibles.Pero lo importante es decirlo. Ahí está la clave, y no importa que necesites dos horas, tres días o una semana para soltarlo todo. Porque mejor fuera que dentro.

A nadie se le escapa que esto no es tan fácil como parece ¿cierto? Cuando todo te empuja a agachar la cabeza y continuar como si nada para salvaguardar nuestro impoluto orgullo, es difícil hacer una para dejar las cosas claras, ya sea a tí misma, en general o a quien ha puesto todo patas arriba. Y si ese alguien hace oídos sordos, habrá que hablarle a la cara ( y digo bien: a-la-cara), procurando , por todos los medios posibles, que se entere bien aunque seamos pesados. Sólo así se puede avanzar bien, pues no tendremos carga de la que ir tirando día a día con nuestra memoria. ''Dejar las cosas claras para no acabar tan mal''. Quizás lo que tengamos sea miedo al final del sueño, a que acabe; pero es más peligroso recordar una y otra vez lo que seguiría siendo o estúpidas razones...que los dragones que hay al final del precipicio: para empezar no hay ningún precipicio. La vida es una serie de puertas que se van abriendo conforme avanzamos, y a mí lo que me produce alergia es el polvo de las habitaciones sin ventilar.

¿Qué le importará lo que le diga? -solemos pensar-; pero, si no le importa, razón de más para que lo escuche pues no hay peor compañero que el resentimiento y la espinita clavada de lo que se dejó sin decir.

Decirlo, soltarlo, exposición abierta al público es lo que hay que hacer para ''tirar pa'lante y , al otro, que le den'' pues ,para llenar un vaso de agua, primero hay que vaciarlo del aire que contiene; de la misma manera, para que venga lo bueno, tiene que salir lo malo... y si alguien convino en abandonar por su propio pie el hueco que, con tanto esmero, habíamos reservado cariñosamente para él, más espacio nuevo: a enemigo que huye, puente de plata.

Termino con algo concreto: en cierta ocasión, me enfadé tanto tantísimo con una persona sin llegar a hablar con ella, que lo guardé todo hasta tal punto que, cuando hube de hablar con ella, había olvidado los motivos que me habían llevado a enfadarme de esa manera: todo resentimiento concentrado; mi memoria tiraba de una carga de la que se podría haber aliviado mucho antes. Actualmente no sigo enfadada con esa persona, pero está fuera de mi vida. Si yo hubiera dicho las cosas antes y hubiera puesto cada punto sobre su i , sin pararme a adorar a la persona a la que no debería tener tan en consideración, hubiera estado mejor mucho antes. Pero no lo hice y ahora sí que no hay nada de lo que hablar.

Yo salté la brecha después de superar mi miedo a las alturas, y no pienso permitir que vuelva aquello o aquel del otro lado del salto. ¿Hueco cariñosamente reservado?

mejor fuera que dentro.

domingo, 2 de mayo de 2010

Nous sommes carillons à musique.

Pero parece ser que , en cierto modo ya venimos con el mecanismo prefijado: hay personas que siempre, siempre están contentas. No hay nada que las tumbe, parecen flexibles espigas; en cambio, hay otras a las que mantenerse contentas por mucho tiempo no les resulta una fácil tarea. ¿Por qué? Determinismo, y creo que -aunque esto que voy a decir parezca pesimista- contra eso no hay nada que hacer. Podemos empeñarnos en conseguir lo difícil, pero el cambio es imposible. Habrá en la vida melodías más tristes o melodías más alegres, pero siempre habrá melodía. Esa es la vida, aunque pase desapercibida pues, en cuanto cierre la caja...vamos al hoyo.

Librar batallas

-El enemigo nos gana con su espontaneidad, y eso es un verdadero problema porque no podemos estar siempre precavidos.

-¿Acaso no tenemos fuerzas suficientes?

-Sí, pero si andamos preparados a todas horas, sería pensar siempre en el enemigo y ese sería nuestro punto débil.

sábado, 1 de mayo de 2010

De vuelta

Mmmm, hola amigo, ¿cómo estás? Te noto frío. ¿Tal vez quieres desprenderte de estas noches juveniles pero solitarias y su locura incorrecta? Yo también quería, pero no me gustan los extremos -aunque , por eso mismo, caigo yo en ellos -.

¿Qué estás cantando? No termino de coger el compás, así que te propongo la que estoy tarareando. Ah, ayer me di cuenta de que Ella estaba aquí. No me dijo nada, ni me mandó ningún mensaje, pero la verdad es que tampoco he tenido tiempo de ir a verla: ¡quiero ver tantas cosas! No sé si querrás decirle algo esta noche; si acaso cuéntame luego.

También hay otra buena noticia: él está conmigo, aunque como tú sabes, muchas veces no me doy cuenta de que está ahí pero, afortunadamente, ahora no hay nada que haga peligrar nuestra situación. La semana pasada, como no estabas, casi la lío pero al final fue un cabreo que sirvió de mucho. Gracias a que él estuvo conmigo y no me soltó, seguí bien, me mantuve firme y miré hacia delante: es tan...increíble. Nunca se equivoca. Y sé que debería escucharlo más a menudo , pero, claro, no puedo estar de acuerdo muchas veces con él: todos nos equivocamos.

Pero bueno, basta de hablar de mí, cuéntame tú. ¡Tú lo que quieres es bailar! Yo hace tiempo que no bailo, pero tú vuelves revuelto de tu viaje. Pues vámonos.

¿Por qué no? Tengo un montón de canciones para tí.