lunes, 17 de mayo de 2010

La Corriente de la vida

La vida, este gran misterio, es como una corriente de agua que fluye sin parar y cuya fuente un día se agotará. De la misma manera que, cuando en el H-edificio blanco viene al mundo una criatura rosada, no podemos determinar , situados a los pies de su cuna, lo que la vida que acaba es estrenar le deparará, podemos estar seguros de que algún día el agua dejará de brotar y todo se acabará como ha empezado.

Solemos pensar, nosotros jóvenes, que la fuente no se nos agotará hasta que las canas -en el mejor de los casos- nos cubran la frente y nuestras piernas , que tanto jugaron al corre que te pillo, estén cansadas. Pero resulta que aquella que se la queda en este juego nos puede pillar en cualquier momento sin que nosotros lo imaginemos Y es que quien juega a esto, corre el riesgo de ser pillado: no hay escapatoria.

Lejos de parecer tremendista y lúgubre, lo único que quiero decir es que el final de este juego , que es la vida, es una realidad que afrontaremos más tarde o más temprano y que, cómo no sabemos cuándo llegará, conviene dar la importancia justa a lo que la merece. ¿Planes? Bueno ... está bien saber lo que queremos hacer para un momento próximo, pero no nos corresponde organizarnos absolutamente la vida: es bueno mirar hacia delante, pero no tanto que no puedas ver

Hay un problema que, considero, es el que nos martillea en situaciones como ésta, y es que cuando hacemos planes de futuro, además de creernos nuestra propia secretaria y jefe, lo hacemos con el espejo delante. En este sentido, podríamos decir que especulamos en tanto que pensamos en yo,yo,yo...y sólo yo , sin tener en cuenta a quienes nos rodean. Yo me pregunto entonces: ¿y si pillan a alguien de nuestro alrededor? De buenas a primeras.

Ajá, eso no estaba en mis planes... ''quizás debería haberme dejado de tantos planes, de especular'' , o tal vez deberíamos haber incluído en nuestro plan inmediato -y más vital, espontáneo- el tiempo con esa persona

Y tú , ¿qué vas a hacer hoy?

No hay comentarios:

Publicar un comentario