domingo, 2 de mayo de 2010

Librar batallas

-El enemigo nos gana con su espontaneidad, y eso es un verdadero problema porque no podemos estar siempre precavidos.

-¿Acaso no tenemos fuerzas suficientes?

-Sí, pero si andamos preparados a todas horas, sería pensar siempre en el enemigo y ese sería nuestro punto débil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario