domingo, 30 de mayo de 2010

Un regalo maravilloso

¿Cómo agradecer todo lo que han hecho y hacen por mí?

No lo sé, pero pensemos. Creo que el agradecimiento es algo que llega, y es la propia vida la que lo pone sobre la mesa: en algún momento determinado, la situación que tenga una persona hará oportuno y necesario tu regalo, tus manos... En cambio, y sin negar esto que acabo de decir, me inclino más por lo siguiente: creo que el agradecimiento se produce día a día. Lo que han hecho por tí, lo han hecho porque te quieren, porque querían verte bien y es tu labor mostrarles el resultado. Y óyeme una cosa: esto es un trabajo diario, constante, que debes realizar si quieres mostrar ese agradecimiento del que me hablas. El tiempo que tenemos es el que tenemos, no el que tendremos. Y cada día cuenta, ¿me sigues? La situación necesita...tu sonrisa.

Quizás otro buen agradecimiento sea un regalo, tal que como el que me han hecho a mí, o un regalo original, sin buscar otro regalo, ¿me entiendes?

Sí, claro que te entiendo: se llama dar sin esperar recibir nada a cambio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario