domingo, 27 de junio de 2010

Con dos bocas a lo mejor diríamos (más) cosas contradictorias

Y es que, quien tiene boca, se equivoca. Imagínate si hablamos más aún. Me permito citar, una vez más: somos dueños de lo que callamos y esclavos de lo que decimos y, aunque las palabras se las lleva el viento, casi siempre -y con mi suerte- acaba saliendo alguien para recordarme las menos agraciadas y así verme obligada a saltar al coso.

Alguien dijo alguna vez, a modo de enseñanza, que es doblemente importante escuchar que hablar, pues tenemos dos orejas y una sola boca -aunque haya quien hable por los codos-.

Y es esto que está bastante olvidado hoy en día, pues no hay más que poner la telecosa un rato para contemplar cómo cualquiera habla de lo que sea sin tener ni idea: señores, permítanme que les recuerde que, para opinar sobre un tema, hay que conocerlo primero... para lo cual creo que sobra decir -pero, por si acaso, explicito- que no vale el 'me han dicho fuentes fiables'... Sí, claro ..y si le doy un martillazo a un bloque de mármol sale la copia de la Piedad de Miguel Ángel.

Continuando con lo que nos ofrece la telecosa, no puedo hacer menos que detestar esos programas y a quienes salen en ellos hablando -o gritando más bien- sin ton ni son...y es que ellos nunca dieron eso del turno de palabra... Ah no, que ni siquiera tienen estudios..acaso educación. Tal vez -sin duda- ellos creen -pues el verbo pensar aquí no tiene cabida- que con sus sonidos guturales y cruce de descalificaciones estúpidas conseguirán llevarse el gato al agua. Y nótese, en aquellos más preparados, que utilizo la expresión a fin de que mi irritación por esos sujetos no aumente; ejemplo de comunicación y educación donde los haya, aunque su temática llegue también a irritarme por lo absurdo de las situaciones.

En un mundo ruidoso, donde todo el mundo está dispuesto a contribuir a esta situación, resulta algo casi milagroso que alguien se pare y escuche, o tan sólo que escuche un momento...lo cual no quiere decir que yo espere que todo el mundo calle...

Sólo que: dos no dialogan...si uno no sabe.

1 comentario:

  1. Silvia Díez Nalda7/10/10 13:09

    quien entrara en esa cabecita para saber ke mas tienes en ella...
    ke razon llevas rocio... a veces es mejor callar, xk aunke llores por dentro puedes evitar ke lloren otros.
    lo mejor es: escuxa, piensa y habla.

    ResponderEliminar