viernes, 23 de julio de 2010

Aprender

-Para decir NO, Aby, también hay que saber hacerlo...

-¿Insinúas que no sé hacerlo?

-No lo insinúo: no sabes. Para decir NO, hay que decir NO completamente, con todo. Te lo explicaré de un modo más sencillo que seguro podrás entender: prueba a decir no con la cabeza. ¿Cómo lo harías?

-Movería la cabeza de izquierda a derecha...pero no entiendo lo que quieres decirme.

-Prueba a hacer lo mismo pero con las manos ¿Qué te parece ahora?

-¡Claro! Es como rechazar. Ahora lo entiendo.

-En efecto. Pues para decir NO, hay que rechazar. No se puede decir no aceptando.

-Ajam, pero ¿y si algo dice no y otra parte no rechaza...?

-Verás, no voy a inventarme ahora ningún dualismo psicofísico ni nada por el estilo, pero sé que te refieres a algo así como la mente y el cuerpo. Pues bien, todo ello ha de ser un NO...sin medias tintas. Se trata...de coherencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario