martes, 20 de julio de 2010

Carillons à musique...

La vida que tenemos es como una gran melodía, con más melodías dentro...tipo muñeca rusa, sí. He pasado por un momento de la corte de Luis XVI al dominio d Zar Nicolas II, pero no me importa si así queda claro lo que quiero decir.
La melodía de tu vida, con su momentos, épocas y etapas...esas son las melodías que llevas dentro y que van formando la definitiva...tan buena como las anteriores, porque cada pasito cuenta. Y, como toda melodía tiene un baile, también cabe hacer mención aquí a aquello del ''no arrepentirse de haberlo bailado''. Cómo bailas tú determinará que lo estés haciendo bien o no; pues está claro que hay canciones más lentas y otras más rápidas, alegres o tristes -aunque eso es más bien la sensación que nos producen- ...¡y hay que bailar al compás correcto!
Si uno escucha la Sonata del Claro de Luna de 'el sordo de Bonn' y baila efusivamente, no lo estará haciendo bien...pues ten por seguro que la música es un lenguaje universal.
Aunque yo soy más bien de que suene el himno de la alegría y esté hecha un ovillo en el sofá...pero ahora quiero hacerlo bien:
¡Dale al play!

No hay comentarios:

Publicar un comentario