viernes, 23 de julio de 2010

Heridas...

Mi padre solía decirme, cuando era pequeña, que no hay que ponerse ná sobre las heridas, que con aire sanan mejor...Y de ''grande'' lo he comprobado. Dejar que el aire llegue y las heridas sanen de forma natural, pero eso es una cosa y exponerlas libremente a todo tipo de agentes extraños otra muy distinta. Por eso yo me cuido bien de éstos, aunque como todo ser humano me equivoco. Tapar las heridas no hará que olvidemos cuánto duelen y, aunque tampoco sea aconsejable realizar una exposición abierta al público por aquello de los agentes, conviene que al menos nosotros no intentemos jugar al escondite con ellas...enterrar algo no hará que deje de existir...y echarle tierra a las heridas sólo conseguirá que se infecten y más si hay calor de por medio. Por eso, en invierno se conservan bien y...en verano...o te mata o te hacen inmune...

No hay comentarios:

Publicar un comentario