viernes, 23 de julio de 2010

Horizontes

Los horizontes pequeños invitan a ser superados, ampliados. Eso es así.

-Si divisas un horizonte pequeño, probablemente sea porque estás entre montañas. ¿Te vas a quedar sin descubrir qué hay más allá?

-Puede que las montañas sean una buena defensa. Puede que el enemido esté fuera acechando.

-Anda ya, el enemigo siempre está dentro, nunca fuera...tú mismo eres tu peor enemigo porque te das donde más puede dolerte. Pero yo iría más allá de esas montañas, me agobian los horizontes pequeños...soy como un niño que quiero ver lo que hay en las baldas superiores a su cabeza.

-¿Y si no te gusta lo que ves?

-No he dicho que tuviera que gustarme...

No hay comentarios:

Publicar un comentario