domingo, 25 de julio de 2010

L´histoire de l'année


Los tonos dorados del estío darán paso a los ocres del otoño y el gris de la lluvia tras el cristal. El río volverá a oírse con las aguas que regarán la tierra y llevarán las hojas muertas que los árboles dejaron para dormir un rato. Todo será quietud y la niebla trepará desde los rincones para hacerse con todo.


Y se oirán de nuevo los susurros y sollozos del viento en las colinas, que regresa o que parte de nuevo a ver el mundo redondo...para, otra vez, volver con especias de La India, oro de la selva Maya y escarcha del Antártico. Las golondrinas interesadas marcharán siguiendo al astro rey mientras los prados neblinosos y callados seguirán su melodía, palpitante en el fondo cuando llegue el río con la nieve para quedarse de nuevo. Las hojas, sacrificadas, verán entonces expuesta su muerte, prolongada para que llegue la primavera. Pero, para entonces, las castañas que cayeron marcando un ligero compás en esta sinfonía habrán dado su don a los hambrientos...o a los oportunistas o a quienes hayan podido soportar el invierno pese a esa extraña caricia nival, tan mortífera como vital, que te mantiene o te condena, y que la naturaleza espera. Para entonces todo será abandono aquí, donde el rey partió hace tiempo para unas no se sabe cuán largas vacaciones... pero los lobos resistirán tornando el aire de sus gargantas en quejidos y alabanzas a la Luna, que les dará el calor de una madre aun cuando el padre ya partió para cazar y ellos debieron quedarse a continuar la sinfonía. Sí, ellos cuidaránde todos, de la nieve, de los árboles, del río, de la liebre, del osezno...


Y para cuando ya no puedan más, cuando el río haya quedado entre susurros gélidos de pena; cuando caricias blancas sigan otorgándose mortíferas a quienes no encontraron ni sacaron sus castañas; cuando el viento vuelva revuelto de su viaje para cantar entre los árboles, cuando las colinas no conozcan ya sino la gloria de quienes perecieron servilmente en este duro invierno...entonces...volverá a ser primavera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario