sábado, 10 de julio de 2010

¿Seré la peor de las caperucitas?

Debería plantar bien los pies en el suelo y proclamar un '¡¡de aquí no me muevo!!' , acaso debería hacer caso a mi cabeza, porque matar el tiempo puede traer daños colaterales. Tal vez, si pudiera separar mi mente y mi cuerpo no me importaría, pues podría dejar ese cajón olvidado al terminar. Debería también estar más segura de mí, pero el caso es que he traído de vuelta el utilitarismo y no pienso reemplazarlo por ningún Don Juan de carreteras: lo indiferente aquí no tiene cabida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario