sábado, 31 de julio de 2010

¿Todo palabras?

Tras oleadas de miradas, mis ganas aumentaron y tu sonrisa de helio acabó por convencerme. Después de una prórroga en la que el aire danzaba con palabras monótonas, un lenguaje más profundo entró en acción y el sonido ameno dejó paso a nuestros ojos que, aunque locuaces al principio, llegaron a entenderse con una complicidad increíble. Y es que, como dice una canción, “a mí lo que me va es tumbarte en el suelo, para decirte con los ojos lo que con la voz no puedo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario