lunes, 23 de agosto de 2010

Ego...o muchas otras cosas

Aquí todo el mundo es feliz, nadie tiene problemas, ni se les hace un lío la mente, ni anhelan cosas que no pueden tener. No sufren por el tiempo, por cómo avanza inexorablemente o se detiene casi imperturbable. Todos se llevan bien, todos sonríen sin desgarros internos, a nadie le duele lo abstracto, ni lo tangible. No se sienten pusilánimes, ni avergonzados, ni ridículos; no se hunden en pozos de dudas, no balancean en ruletas rusas. No, no les faltan nunca ganas de salir, nunca añoran no estar solos aun estando acompañados, nunca permanecen inmóviles. No les pesen los párpados ni les escuecen las lágrimas, no se niegan ni se odian. No conocen la inseguridad. No, ni hablar de todo eso. Y ¿sabes por qué? Porque aquí sólo estoy yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario