viernes, 20 de agosto de 2010

In-necesidades

Los abrazos no curan, sólo reconfortan. Son un falso refugio para acallar nuestra mente. Para aturdir nuestra razón, que nos pide que ahoguemos los sentimientos que alientan tan insana búsqueda. A veces ni siquiera hay sentimiento, y eso es lo peor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario