domingo, 15 de agosto de 2010

Milagros


Los milagros siempre rompen un equilibrio. Quienes esperan un milagro es porque se cansan del equilibrio. Porque el equilibrio es que haya cosas buenas y cosas malas. Podría parecer decadente, pero es maravilloso porque un equilibrio sin armonía es detestables, es una cotidianeidad inamovible que, personalmente, me produce náuseas.
El término medio es una virtud pero las virtudes permanentes hacen al hombre vanidoso…¡Los extremos! Los extremos son los que dan un sabor distinto a la vida. Deben existir para que la pasión aguante pero, como he dicho, mantenerse en ellos es una estupidez…tanto que si lo deseas tanto y, accidentalmente, te sacan de ahí, tu aturdimiento sería desastroso y buscarás nuevamente un milagro.
No, no se puede esperar un milagro, ni nada porque quien espera…desespera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario