miércoles, 1 de septiembre de 2010

Sí ... Septiembre

A estas alturas, podría ponerme tonta y decir todas esas cosas que se dicen en una despedida: que os voy a echar de menos, o que no quiero que cambie el sentirme cómoda entre vosotras, pero no las voy a decir. O no sé, aunque yo no sea una de esas personas que vive lo que no dice, para decirlo con más fuerza después.

Puedo tener un miedo atroz y quedarme paralizada...o también puedo salir del caparazón y que venga todo lo que tenga que venir.
Puedo empezar a llorar...o sonreir por lo que hemos vivido.
Puedo esperar y desesperar...o ser yo quien actúe.Puedo hundirme sin razón de ser...o aceptar que voy a caminar sobre el mar.
Puedo quedarme mirando las estrellas magullada por cómo pasa el tiempo...o plantar los pies en el suelo y mirar alrededor.Puedo seguir escorada en mi ánimo...o enseñaros cómo soy.
Puedo guardar mis miedos o desahuciarlos.Puedo decir que esto viene grande...o que tamaño infinito es el nuestro.

Pero, veréis, resulta que ''si quieres, puedes''...y yo ya sé lo que quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario