domingo, 15 de agosto de 2010

Todo cambia..

Nadie, absolutamente nadie, puede permanecer impasible a las olas del tiempo. Y no por el propio movimiento que te imprime este, sino porque te acabas quedando sin arena bajo los pies.

No hay comentarios:

Publicar un comentario