miércoles, 13 de octubre de 2010

Marcharse o aguantar

Pararse o avanzar. Cruce de caminos y la segunda opción para la vida. Ahora ya no es tarde, hoy es hoy, y el cruce ya pasó porque sólo hay un camino.
Miento: camino no, pasos. Es tiempo de dejar atrás sensaciones pasadas para crear sensaciones nuevas, a fin de alcanzar el sueño futuro que ahora empieza. Ayer no es hoy; es tiempo de cambios, remolinos, oleadas, pero todo nuevo. Hoy lo que toca en este juego que, nunca mejor dicho, es de ocas, es avanzar. Y lo voy a hacer, por muchas cosas: por todo eso, sí. También por lo nuevo, por el aire fresco que respiro cada mañana, para hacerlo puro a mi manera, pero que las cosas sigan empezando pera para cambiar, para no hundirme en las hojas de Otoño sin saltar en ellas de alegría, para emocionarme de vez en cuando aunque me niegue a ello, para sentir, para confiar, para atreverme, para querer, para jugar.

martes, 12 de octubre de 2010

SS

El aire frío invade mis pulmones y, como algo nuevo, no sé dónde colocarlo. Todo cambia, como si un montón de cosas estuvieran metidas en una caja, empaquetadas, con destino a olvidar...como un remolino de agua en un fregadero mientras me esnuco desde el grifo. Como la última fiesta de las hojas de Otoño antes de morir.
Como un reloj de arena sin final.
Como un pato en el manzanares...aunque, todo eso ya estaba aquí.

Sin Oriente ni Occidente

Ni los puntos cardinales, ni millones de luceros van a conseguir decirme cuál es mi sendero. Como volver pero sin regresar donde el horizonte, que nadie más lo distingue porque es el mío. Saber que nadie vendrá a buscarme...
Frente al otoño y las nubes, bajo las hojas del suelo, más abajo del cemento dejé mis alas -si es que alguna vez las tuve- y ahora me dejo el aliento en el último cruce de miradas que me hizo sentir algo, porque el muñeco de los semáforos no hace mucha compañía, porque el acero golpea con cada brote...de viento.
Querer salir corriendo e ir a abrazarte, pero eso sólo pasa en las pelis americanas. Volver a lo de antes, tirar las toallas por la ventana, tener miedo, que no frío, perderme para estar...porque estar tampoco sirve de nada.