jueves, 3 de marzo de 2011

Demasiado desafío

Hay veces en las que aun tengo ganas de salir corriendo pero...NO se puede estar huyendo toda la vida, porque aunque sólo sea porque luego no podré volver, porque no voy a saber qué hacer después, porque cerrar tanto tiempo los ojos va a hacer que luego la luz me haga daño, lanzo un no a la opción que siempre acaba rondando por mi cabeza. Una vez más, hay que invertir los términos en esto, y en todo: el tiempo de muchas cosas es más corto que nunca.



No puedo esperar a que siempre me rescaten, ¿qué pides tu?

No hay comentarios:

Publicar un comentario