jueves, 3 de marzo de 2011

Parar de contar

Dice una canción que es sabio contar hasta diez, pero es más sabio aún saber para qué se está contando.

Por ejemplo, puedes contar cuánto falta para terminar la clase, cuánto queda para una fecha especial, cuántos números hay para llegar al de tu suerte, las ventanas que hay abiertas en ese bloque donde siempre brilla el Sol...

Yo a veces cuento para no salir corriendo, hasta 10, hasta 100 o hasta 500; y lo que cuento son momentos que ya valen...la alegría, porque la pena aquí depende de las ideas con las que construyas el mundo.
Ahora bien, demasiadas veces contamos esperando a que pase algo grande, sin saber que los 1440 minutos que tenemos hoy no volverán, al igual que en el mar no hay dos olas iguales y, si somos cajas de música, tampoco suenan igual.
Porque alguien me dijo una vez que no hay cosa peor que no ver lo que tienes delante, creando tu propia verdad.
Por eso, voy a parar de contar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario